Un viento fresco, pero no helador, nos despierta al rozar las mejillas después de bajar del pequeño avión de hélices que acaba de aterrizar en Kuusamo. Poco más de una hora del vuelo interno que une Helsinki con esta ciudad donde se ubica el aeropuerto de Laponia.

Reportaje completo publicado en la Revista Chic.