Polonia puede presumir de tener un lugar único en el mundo. Un laberinto subterráneo de sal ubicado en las cercanías de Cracovia, que es el más grande de su tipo en el mundo. Una reliquia en la antigüedad y una parada obligatoria para los viajeros aventureros que quieran vivir una experiencia distinta y sorprendente.

Reportaje completo publicado en la Revista Chic.