Con aire fresco acariciando la cara y pasando por entre los dedos, bajo un sol primaveral, que ya pierde su fuerza al atardecer, Nantes, la capital de la región Pays de la Loire, se presenta en una primera visita como una ciudad no tan conocida y al mismo tiempo cercana. Una primera impresión que ofrece una bienvenida inolvidable: paseo tranquilo por Franklin Roosevelt, una avenida principal de la ciudad que muestra la arquitectura característica de las ciudades francesas y la amplitud de una gran urbe europea. Unos minutos más caminando y la afluencia de jóvenes es cada vez mayor por el centro…

El reportaje completo publicado en Revista Chic.