Varios coches se encuentran aparcados frente a la fachada de la llamada Casa de la República, tal y como indica una placa en la misma puerta de la mansión. Sus matrículas muestran un detalle a tener en cuenta y que hace pensar en la posibilidad de que la casa tenga a sus huéspedes dentro. Tres de ellos tienen matrícula española y el resto son belgas…

Reportaje completo publicado en Libertad Digital.