La ciudad noruega de Bergen es como un flechazo viajero instantáneo. Un amor a primera vista, aunque con una pequeña dosis de sufrimiento meteorológico. No es para menos ya que en muchas guías de viajes aparece como la ciudad más bonita de Noruega y eso son palabras mayores si hablamos de belleza nórdica. Todo un flechazo de historia, color, estilo y naturaleza. En un primer momento hubo un distanciamiento muy grande, sin duda causado por las inclemencias del tiempo como si el mismísimo Thor hubiera bajado de Asgard para desatar todo su poder, pero el amanecer de un nuevo día y la ausencia de las terribles nubes, devolvieron a mi mente las ganas de salir a conocer la ciudad portuaria más bonita de Noruega.

Reportaje completo publicado en Revista Chic.