Lo primero que le viene a la memoria a un viajero de mediana edad que visite Belgrado por primera vez son aquellas imágenes del bombardeo de la OTAN, hace ahora 15 años aproximadamente. Una época oscura para Serbia y sobre todo para los Balcanes, que ha causado posteriormente un desconocimiento casi generalizado sobre el país y la capital serbia. Pero la idea preconcebida de encontrar una sociedad cerrada y rencorosa está radicalmente lejos de la realidad al adentrarse en esta ciudad.

Caminar por sus calles es una valiosa experiencia llena de vitalidad que rivaliza con cualquier otra urbe europea de igual importancia histórica o cultural. No sólo es una ciudad atractiva por su interior, sino también por su exterior, ya que se sitúa entre el río Danubio y el Sava, en una zona de los Balcanes muy apreciada por romanos, eslavos o turcos, durante casi toda su existencia.

Desde el punto de vista arquitectónico, la capital serbia mantiene la esencia multicultural que ha ido forjando durante siglos su cara actual. Un lugar estratégico en el mapa de Europa y centro neurálgico en los Balcanes, motivo de guerras y conflictos a lo largo de las décadas, siendo invadida, bombardeada, destruida y reconstruida en multitud de ocasiones. Tanto es así, que la última herida, cuya sociedad ya ha cerrado, todavía permanece, eso sí, como un visible recuerdo en el centro de la ciudad. Una mezcla entre un atractivo turístico más y una huella de la trayectoria bélica de este pueblo. Serbia es un país apetecible, que camina con paso firme hacia el progreso, con Belgrado como poderoso buque insignia, marcando el rumbo y que espera convertirse en referencia a nivel europeo de la cultura y la vida nocturna.

(Reportaje publicado en Libertad Digital)

 

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

Belgrado. ©David Alonso Rincón.

belgrado-ld-201501-53